Hidratación = Vida

Nuestro organismo necesita un aporte de nutrientes micro y macro (hidratos de carbono, proteína, grasa, vitaminas y minerales) y de otros componentes alimentarios aún no considerados nutrientes, pero que también contribuyen a la salud, como pueden ser algunos compuestos fenólicos, fitosteroles, carotenoides, etc.

Quienes trabajamos en nutrición, a veces, nos centramos en los citados nutrientes y, muchas veces, pasamos por alto un componente sin el cual sería imposible que todos los nutrientes mencionados cumplieran sus objetivos. Hablo de un componente que tiene mucho que ver con la determinación de la estructura corporal, el metabolismo celular y la regulación de los procesos biológicos. Se trata del agua, el elemento de nuestro organismo, desde una perspectiva constitutiva y funcional, y un medio global hídrico, que hace posible que la fisiología funcione.

Para simplificar las funciones del agua en nuestro cuerpo, resumo en:

  • Regulación de la temperatura corporal: la función de sudoración mediante la evaporación de agua, permite regular la temperatura corporal.
  • Transporte: Es el medio de transporte tanto de “nutrientes útiles” como de los “residuos”. Intervienen en estos procesos, la sangre, la ninfa y la orina, principalmente. Secreciones digestivas, transporte de células, enzimas, proteínas y hormonas, todo es posible gracias al agua.
  • Solvente: Es el elemento clave para que sean posibles las reacciones químicas celulares, creación de energía y reacciones biosintéticas. La hidrólisis, que es una reacción básica para el metabolismo, es posible por la presencia de agua en nuestras células.
  • Estructural: Los músculos de nuestro cuerpo contienen grandes cantidades de agua, más que cualquier otro tejido. Solo los fluidos corporales llevan más agua. Las células mantienen su estructura gracias al agua contenida en su interior.
  • Lubrificante: El líquido sinovial de las articulaciones, las mucosas, el tracto digestivo, los líquidos serosos, etc. Todos existen porque existe el agua.

El agua corporal se encuentra en diferentes porcentajes en las distintas partes del cuerpo. Así, podemos decir que el 50% se encuentra en los músculos, el 20% en la piel y el 10% en la sangre, entre otros.

Es muy importante que, cuando un paciente acude a la consulta de un nutricionista, este mida los valores de agua en el organismo a estudiar, para completar una ficha básica de estudio del paciente, que será utilizada para realizar un seguimiento periódico del mismo.

Ficha de paciente

El Balance Hídrico

Este es un punto muy importante, y debemos prestar especial atención al equilibrio hídrico en el organismo.

El agua no se deposita, como si sucede con otros elementos como el hierro, algunas vitaminas, el calcio, y otros. Por este motivo, es muy importante que el agua se mantenga en valores constantes durante todo el día. ¿Qué significa esto? Pues muy simple, que no es lo mismo ingerir 2 litros de agua por la tarde y pasar la mayor parte del día sin beber agua, que beber esos mismos 2 litros de agua en pequeñas porciones durante todo el día.

Incluso bebiendo menos agua, pero con tomas bien distribuidas, se consiguen mejores resultados a nivel orgánico.

El equilibrio solo se mantiene con ingestas continuadas de agua.

El tip del coach: una buena forma de hacer esto, es beber un vaso de agua cada vez que vamos al servicio, y así, mantenemos los niveles óptimos durante todo el día.

Una ingesta adecuada de agua es fundamental para mantener la salud al 100%.


Intoxicación por Agua

Llamada también hiperhidratación, puede ocurrir cuando el agua y/o los líquidos ingeridos por una persona, sobrepasan la capacidad de los riñones para eliminar el exceso. Parece una tontería, pero no lo es, ya que hay muhcas personas que llegan a estos valores, generando problemas, a veces importantes.

La tasa máxima de excreción oscila entre 0,7l/h y 1l/h, valores que, si lo pensamos con detenimiento, son relativamente fáciles de superar.

Entre los problemas más destacables que se pueden producir por una ingesta desordenada o incorrecta de agua, podemos destacar la hiponatremia, que es un desequilibrio entre agua y sales.

Este último es común en bebedores de cerveza y deportistas que beben mucha agua en poco tiempo, sin aportes de sales y minerales.


Contenido de Agua en Bebidas y Alimentos


Unas Normas Básicas para Hidratar Mejor

Deportistas y Actividades Físicas: lo mejor que podemos hacer es preparar el cuerpo para la actividad extra, y esto se consigue con una pre hidratación corporal. Se recomienda aportar aproximadamente 1/2 litro de agua en la hora previa al ejercicio.

También se deben beber líquidos durante la práctica del deporte o actividad. En pruebas largas , de más de 40 minutos, se recomienda aportar 180/250 ml cada 15/30 minutos. Obviamente estos valores son solo referencias, que dependen del tipo de actividad y de la capacidad del organismo del deportista.